¡Qué alivio! No usar tacones es bueno para la salud

Muchos estudios confirman que las mujeres padecen hasta cuatro veces más de problemas en los pies que los hombres; y gran parte de ello se deben al uso de tacones, que mientras más altos y estrechos sean, más consecuencias negativas traen.

Cuando usamos tacones altos, se crea una tensión innecesaria en los tobillos, rodillas, pelvis y potencialmente a través de toda la columna vertebral. Eso hace que otras áreas del cuerpo sean forzadas a compensar esa presión y entonces se desgasten.  Incluso, al usar tacones, los músculos del cuello se pueden endurecer y provocar dolores de cabeza crónicos.

Así que usar zapatos cómodos es muy importante si queremos gozar de buena salud. Sí quedan muy lindos y son perfectos para ocasiones especiales, pero no es necesario hacerlos parte de la rutina.